Buscar

Espondilitis anquilosante y espondiloartritis axial noradiográfica

Siempre Contigo

Espondilitis anquilosante y espondiloartritis axial noradiográfica

Siempre Contigo

Si tiene dolor de espalda que dura varios días, no está solo.1 Hasta el 80% de los adultos experimentará dolor de espalda en algún momento de su vida.2 Aunque diferentes factores contribuyan a la causa del dolor, los síntomas resultantes son similares. De ahí que las personas con dolor de espalda crónico (aquel que dura más de tres meses), pueden no ser diagnosticadas o no estar seguras de la causa que lo produce.1

El dolor lumbar severo crónico que dura más de tres meses, es el síntoma principal de la espondilitis anquilosante: un tipo de espondiloartritis axial.

No todos los dolores de espalda son iguales, hay dos tipos de dolor de espalda que pueden causar síntomas similares, pero cuyas causas son muy diferentes:3

1. Dolor mecánico:

Es el dolor que experimenta la mayoría de las personas. Puede ser causado por una lesión o por el desgaste y desgarro de las vértebras, discos y músculos de la espalda. En general, este tipo de dolor se alivia después del descanso y con algunos cuidados personales. Algunos ejemplos son la osteoporosis, la compresión del nervio ciático o la artrosis de la columna.3

2. Dolor inflamatorio:

En ocasiones el dolor de espalda puede ser un síntoma de una enfermedad inflamatoria como la artritis, que es la inflamación de una articulación. Este tipo de dolor de espalda no desaparece por sí solo, pero te sentirás mucho mejor cuando te muevas y te estires. El dolor lumbar severo es el síntoma principal de la espondilitis anquilosante o EA (que es un tipo de espondiloartritis axial). A menudo comienza en las articulaciones sacroilíacas (espalda baja), donde la columna vertebral se conecta a la pelvis.3

20 – 30 años

Los afectados con más frecuencia son adolescentes y personas de entre 20 y 30 años, en especial de sexo masculino. Los familiares de personas con espondiloartritis tienen mayor riesgo de sufrir la enfermedad.4

Los síntomas pueden aparecer a cualquier edad.

El dolor va y viene, puede ser agudo.

El descanso y la relajación pueden aliviar los síntomas.  

El dolor puede empeorar con el ejercicio.

En promedio, los síntomas aparecen por primera vez a los 25 años.

Dolor de espalda crónico, rigidez y cambios en la movilización que duran > 3 meses.

Síntomas que empeoran en la noche y a la mañana.

El ejercicio alivia el dolor.

Adaptado de (1)

La espondiloartritis axial existe y podría ser lo que está causando su dolor de espalda. Es muy probable que nunca haya oído hablar de la espondiloartritis axial (EspAax), comúnmente conocida como artritis inflamatoria de la columna. La espondilitis anquilosante es un tipo de espondiloartritis axial.

El hecho de que no esté familiarizado con el nombre no significa que vivir con EspAax sea menos doloroso o incluso que el recorrido para aliviar su condición sea menos real. Una vez que sepa que la causa de su dolor es la EspAax, se podrá realizar un tratamiento.1

La EspAax es una artritis inflamatoria de la columna vertebral que se compone de dos afecciones: espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr) y espondilitis anquilosante (EA). No se conoce la causa de la inflamación, pero cuando ocurre dentro de las articulaciones espinales y las vértebras, causa dolor lumbar crónico, rigidez, fatiga y movilidad reducida.1

Si no se trata, la espondiloartritis axil puede causar daño irreversible y, en algunos casos, una fusión de las articulaciones espinales y las vértebras.1

Es importante saber que la espondiloartritis axial (EspAax) afecta a hombres y mujeres de manera diferente. Es más probable que la espondilitis anquilosante (EA) afecte más a los hombres, en tanto que la espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr) sea más común en mujeres. Esto no significa que los hombres no puedan desarrollar EspAax-nr y que las mujeres no puedan presentar EA1.

Los hombres con EA tienen más probabilidades de tener síntomas en la espalda y la columna, mientras que las mujeres con EA suelen sentir dolor en las caderas, el cuello y las rodillas1.

El dolor lumbar severo crónico que dura más de tres meses, es el síntoma principal de la espondilitis anquilosante: un tipo de espondiloartritis axial.

No todos los dolores de espalda son iguales, hay dos tipos de dolor de espalda que pueden causar síntomas similares, pero cuyas causas son muy diferentes:3

Para empezar a describir los síntomas asociados a la enfermedad, es necesario establecer las diferencias entre el dolor no inflamatorio y el inflamatorio, que es característico de los trastornos articulares crónico-degenerativos.2

Las manifestaciones de la enfermedad pueden variar de acuerdo con los antecedentes de cada persona; sin embargo, el síntoma principal es el dolor inflamatorio en la columna vertebral.3

Síntomas de la espondiloartritis axial1

  • Fatiga y dificultad para dormir
  • Dolor, rigidez y movilidad reducida en la columna lumbar que empeora en la mañana o en la noche
  • Dolor en las otras partes del cuerpo como las caderas, los hombros, las rodillas, los talones, los glúteos, los muslos y el cuello.
  • Inflamación 
Adaptado de (1)

Para empezar a describir los síntomas asociados a la enfermedad, es necesario establecer las diferencias entre el dolor no inflamatorio y el inflamatorio, que es característico de los trastornos articulares crónico-degenerativos.2

Las manifestaciones de la enfermedad pueden variar de acuerdo con los antecedentes de cada persona; sin embargo, el síntoma principal es el dolor inflamatorio en la columna vertebral.3

Diagnóstico de la espondiloartritis axial.

Examen físico

El reumatólogo buscará signos de inflamación, dolor y sensibilidad en todo el cuerpo. Además, puede evaluar tu rango de movimiento pidiéndote que realices ciertos movimientos o tareas físicas.

Imágenes

Puede no presentar síntomas. Por ello, los controles de rutina son tan importantes para detectar el cáncer en la etapa más temprana posible.Las radiografías, resonancias magnéticas y ecografías pueden mostrar signos de daño articular y/o inflamación dentro del cuerpo que pueden indicar espondiloartritis axial. Sin embargo, es posible que la EspAax no sea visible en una radiografía convencional y sea necesario utilizar la resonancia magnética como método diagnóstico.

Pruebas de laboratorio

Aunque se desconoce la causa exacta, se cree que una proteína especifica llamada HLA-B27 juega un papel importante en la EspAax. Sin embargo, es posible tener la enfermedad y no dar positivo en la prueba de la proteína HLA-B27. Los análisis de sangre pueden determinar si eres portador de la proteína HLA-B27 o pueden usarse para verificar tus niveles de proteína C reactiva (PCR). 

Los niveles altos de proteína C reactiva pueden ser un signo de inflamación u otros trastornos. Estas pruebas también pueden descartar otras enfermedades.

¿Qué especialistas tratan la espondiloartritis axial?

El reumatólogo es un médico especialista en el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades osteomusculares y autoinmunes sistémicas, habitualmente denominadas enfermedades reumáticas. Estas afectan principalmente las articulaciones, los músculos y los huesos, y causan dolor, inflamación y deformidad. También pueden afectar otros órganos y tejidos, como la piel, los ojos y el sistema nervioso, entre otros. El reumatólogo es el especialista al que debes recurrir en caso de tener espondiloartritis axial.4,5

¿Cuáles son las diferencias entre la espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr) y la espondilitis anquilosante (EA)?

La principal diferencia es que la fusión espinal o el daño por EA aparecerán en una radiografía, mientras que, con la EspAax-nr, no aparecerá ningún daño en la radiografía convencional y para su diagnóstico se necesitan otras pruebas de imágenes como la resonancia magnética.6

Diferencias entre la EspAax-nr y la EA

El daño puede no aparecer en las radiografías, pero si aparecerá en una resonancia magnética

La mayoría de las pacientes son mujeres (50 % – 60 %)

Se puede considerar una forma temprana de EA en algunos pacientes

Daño articular y fusión espinal

El daño se observa en las radiografías

Los pacientes con EA son en su mayoría hombres

Adaptado de (1)

¿Pueden otras enfermedades confundirse con la espondiloartritis axial?

La EspAax es una enfermedad difícil de diagnosticar. No es raro que se diagnostique de forma errada o se confunda con otras enfermedades. Se cree que muchas personas con EspAax tienen artritis reumatoide (AR) o fibromialgia, pues los síntomas pueden ser similares.6

Afecta aproximadamente a 1,7 millones de personas en países como EE. UU.

Edad más común de aparición

Afecta principalmente las articulaciones en la columna vertebral y en la espalda baja, pero puede afectar también el cuello, las caderas, los hombros y los talones

Afecta aproximadamente a 1.5 millones de personas en países como EE. UU.

Rango de edad más habitual de aparición

Afecta principalmente las articulaciones de los brazos, manos, piernas y pies

Afecta aproximadamente a 4 millones de personas en países como EE. UU.

Rango de edad más común de aparición

Puede afectar diferentes partes del cuerpo

¿Y ahora qué?

Si tiene una forma de espondiloartritis axial (EspAax), ya sea espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr) o espondilitis anquilosante (EA), es posible que sienta miedo o preocupación por lo que depara el futuro o, por el contrario, tal vez tenga una sensación de alivio al descubrir qué causa su dolor. Más allá del impacto inicial, es bueno saber cómo le afectará en el futuro.1

Opciones de tratamiento

Cuando reciba el diagnóstico, converse con su reumatólogo para determinar un plan de manejo de la enfermedad. El tratamiento temprano es muy importante, ya que puede ayudar a retrasar algunos daños que pueden ser irreversibles, como el daño a los huesos, las articulaciones o los órganos. Su reumatólogo sabrá los tipos de medicamentos que pueden ser adecuados para usted y establecerá la mejor manera de aliviar el dolor, la rigidez y la fatiga, los cuales son síntomas cotidianos que dan lugar a que la movilidad se reduzca.1

Antiinflamatorios no esteroideos

Los AINEs son analgésicos de venta libre que pueden ayudar a controlar la inflamación causante del dolor, la rigidez y la movilidad reducida de la EspaAax. Pueden proporcionar un alivio temporal, pero no siempre tratan la causa subyacente de la enfermedad.  

Biológicos

Los biológicos son medicamentos elaborados a partir de células vivas que se dirigen a áreas específicas del sistema inmunológico de tu cuerpo para tratar la causa de la inflamación. Los reumatólogos pueden combinar los medicamentos biológicos para tratar la inflamación y el uso de AINEs para aliviar el dolor.  

FARME. Fármacos anti reumáticos modificadores de la enfermedad

Los FARME ayudan a preservar las articulaciones al bloquear la inflamación, pero es posible que no proporcionen un alivio inmediato del dolor. Si estás tomando un FARME, tu médico puede recetarte otro tratamiento para ayudar a controlar el dolor.  Los niveles altos de proteína C reactiva pueden ser un signo de inflamación u otros trastornos. Estas pruebas también pueden descartar otras enfermedades.

Adaptado de (1)

Un aspecto de vivir con EspAax es que cuanto más se mueve, más pueden mejorar sus síntomas. Por lo tanto, en lugar de concentrarte en el descanso y la relajación, la actividad física moderada se recomienda para aliviar el dolor y la rigidez que pueda tener.1

Las siguientes actividades pueden ayudarle a controlar su enfermedad1.

Le recomendamos siempre conversar con su médico antes de comenzar un nuevo régimen de ejercicios.

Muévase

Encontrar un equilibrio entre el descanso y la actividad física moderada es una parte importante del manejo de la EspAax. La actividad física moderada es clave para mantener la flexibilidad cuando vive con esta enfermedad, porque el movimiento puede ayudar a combatir el dolor y la rigidez. Cuando busque formas de mantenerse activo, considere ejercicios de bajo impacto, como estiramientos ligeros o yoga, natación, bicicleta o caminar, pues pueden aumentar el flujo sanguíneo mientras aflojan los músculos, particularmente los de la espalda.  

Al practicar una buena postura mantiens los músculos y las articulaciones en la alineación correcta, lo que puede contrarrestar el efecto anquilosante o de flexión que pueden experimentar las personas con EA.  

Una nutrición adecuada es importante cuando se vive con EspAax. Trate de comer muchas verduras al mismo tiempo que reduce la ingesta de alimentos que causan inflamación, como los alimentos procesados (carnes curadas y alimentos que contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa) y alcohol. Además, trate de mantenerte hidratado. Se cree que la hidratación adecuada es uno de los factores clave para combatir la inflamación que puede causar este tipo de enfermedades.  

El sueño es uno de los aspectos más importantes para combatir la inflamación y la rigidez que puede causar la EspAax. El sueño rejuvenece y ayuda a su cuerpo a recuperarse de lesiones, enfermedades y, especialmente, de la inflamación. Dormir no es fácil si tiene esta enfermedad, es así que para ayudarte a conciliar el sueño y permanecer dormido, intenta seguir una rutina que le haga adquirir el hábito de acostarte a la misma hora cada noche.  

Manejando el dolor

El manejo de la EspAax implica más que medicación. Es una enfermedad que puede requerir su atención diaria y que merece un plan a largo plazo. Aquí hay algunas cosas que debe considerar al comenzar su plan de acción.1

Mantenga comunicación con su reumatólogo

Una vez que identifique al reumatólogo adecuado para usted, es importante que le mantenga en contacto de manera rutinaria para monitorear el progreso y para que él o ella puedan estar al tanto de cualquier cambio en su enfermedad.  

Quédese con lo que funciona

Ya sea tomando constantemente los medicamentos que le recete el reumatólogo, o asegurándose de añadir ejercicio a su rutina diaria, procure cumplir con su plan de tratamiento.  

Estar al día

La monitorización y las pruebas de rutina son un aspecto importante en la gestión de EspAax. Incluso si se siente bien, no pierda ninguna cita o tratamiento que el reumatólogo haya considerado adecuados para usted.  

Referencias

  1. Monster Pain in the AS [Internet]. Basel, Switzerland: Novartis Pharmaceuticals Corporation; 2020. [Consultado el 09 de marzo del 2023]. Disponible en: https://monsterpainintheas.com
  2. Pujalte GG, Albano-Aluquin SA. Differential diagnosis of polyarticular arthritis. Am Fam Physician. 2015;92:35-41.
  3. Ghasemi-Rad M, Attaya H, Lesha E, et al. Ankylosing spondylitis: A state of the art factual backbone. World J Radiol. 2015;7(9):236-252.
  4. American College of Rheumatology. I am a patient/care giver. Health care team [Internet]. Atlanta (GA): American College of Rheumatology. What is a rheumatologist? [Internet].; [Consultado el 09 de marzo del 2023]. Disponible en: https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Health-Care-Team/What-is-a-Rheumatologist
  5. Fundación Española de Reumatología. ¿Quiénes somos? [Internet]. Madrid: Fundación Española de Reumatología. ¿Quién es el reumatólogo?; [Consultado el 09 de marzo del 2023]. Disponible en: https://inforeuma.com/quienes-somos/que-es-el-reumatologo/
  6. Proft F, Poddubnyy D. Ankylosing spondylitis and axial spondyloarthritis: Recent insights and impact of new classification criteria. Ther Adv Musculoskelet Dis. 2018;10(5-6):129-139.

AG2310189579

Consejos de Bienestar

Tu privacidad es importante para nosotros.

Este sitio web tiene la intención de utilizar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando por el sitio, acepta nuestro uso de cookies.