Buscar

Consejos de bienestar

Siempre Contigo

La noticia del diagnóstico puede resultar en emociones complejas y desatar cientos de preguntas. Por esto en Siempre Contigo queremos entregarle algunos consejos para apoyarle en este proceso a través de pequeñas acciones diarias que pueden mejorar el manejo de su enfermedad y sus emociones. 

Desesperanza, sensación de abandono, miedo a lo desconocido e ira hacia los demás y el universo pueden ser sentimientos comunes frente a un diagnóstico. Para tomar el control sobre la enfermedad, es fundamental reconocer esos sentimientos.

¿Qué es lo que más me preocupa?, ¿Cuáles son mis expectativas?, ¿Qué es lo más importante para mí en este momento? Sea abierto con el médico sobre sus emociones y objetivos personales, el médico está para ayudar e, incluso, puede ofrecer información adicional.

Una vez aceptado el diagnóstico, es importante concentrar la energía en establecer objetivos alcanzables. ¿Cuáles eran las 3 actividades que disfrutaba antes del diagnóstico y cómo es posible incorporarlas ahora en la rutina diaria? Si ya no es posible realizar esas actividades, ¿Qué actividades podrían reemplazarse a partir de ahora?

Conectarse con otras personas que estén pasando por lo mismo a través de salas de chat de pacientes, grupos de Facebook o grupos de apoyo a pacientes. Las organizaciones locales sin fines de lucro acompañan a los pacientes con una misma patología e incluso los convocan a interactuar entre ellos para compartir experiencias.

Pedir consejos al médico tratante o al terapeuta es una buena opción para definir cómo compartir el diagnóstico con familiares y amigos. Realizar el ejercicio de mantener una conversación difícil para sentirse más cómodo con lo que hay para decir y para identificar cuál es la mejor manera de responder cualquier pregunta que surja durante la charla.

Informar siempre al médico si se presentan momentos de ansiedad. El médico, terapeuta o grupo de pacientes pueden proporcionar estrategias para hacer frente a la ansiedad día a día.

Otra opción es probar con prácticas alternativas como yoga, meditación y respiración profunda para reducir el estrés y la ansiedad. Incluso ejercicios como jardinería, caminar o andar en bicicleta pueden despejar la mente y liberar endorfinas que levanten el estado de ánimo. La música, el arte y la escritura pueden ayudar a expresar las emociones.

Consultar a un nutricionista para definir un plan de comidas personalizado que se adapte a los gustos y se ajuste al plan de tratamiento. Algunas recomendaciones generales a tener en cuenta:

  • Armar una dieta basada en vegetales y frutas
  • Reducir el consumo de carbohidratos refinados (azúcares agregados, edulcorantes artificiales y alimentos preparados con harina blanca)
  • Consumir alimentos con grasa «buena» que se puede encontrar en nueces, semillas, palta y pescado.
  • Reemplazar la carne de vacuno, cerdo, cordero y carne procesada por pollo y pescado.
  • Consumir agua y bebidas sin azúcar limitando el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Comprar alimentos congelados o enlatados para almacenar en la despensa y prepáralos esos días en los que se esté demasiado cansado como para cocinar o salir a comprar.
  • Preparar algunas porciones adicionales y guardarlas en el freezer.
  • Ser cauteloso con los suplementos dietéticos (vitaminas, minerales y hierbas). Antes de tomar alguno, consultar con el médico o enfermera.
  • Pedir ayuda a amigos y familiares para que hagan las compras en el supermercado.
  • Suscribirse a un servicio de entrega de comidas o aprovechar los servicios de pedidos en línea y entrega de alimentos

Compartir con el médico los efectos secundarios que se presenten durante el tratamiento para que éste pueda ajustar el tratamiento y recomendar a otros profesionales que puedan ayudar.

Reconocer las actividades que provocan cansancio y destinar tiempo para la recuperación después de realizarlas. Cada vez que se realiza alguna tarea es importante tomarse un descanso para reponer energías.

Dormir de 7 a 8 horas por noche. Si se presentan problemas para dormir, consulte al médico. En las noches de insomnio, salir de la cama y tomar una taza de té de hierbas o leer un libro. Evite usar internet y dispositivos electrónicos que puedan distraer. Evite el consumo de cafeína durante al menos 8 horas antes de acostarse.

Navegar por su vida y tratamiento cuando sufre de una patología compleja puede tener altibajos. En ciertos puntos del viaje puede sentirse positivo y motivado, y en otros experimentar una mezcla de emociones difíciles que requieren de apoyo. 

Hay cosas que puede hacer para enfocarse más en el presente y trabajar hacia una actitud más positiva y sosegada. Algunas actividades que lo pueden ayudar son:

Desesperanza, sensación de abandono, miedo a lo desconocido e ira hacia los demás y el universo pueden ser sentimientos comunes frente a un diagnóstico. Para tomar el control sobre la enfermedad, es fundamental reconocer esos sentimientos.

¿Qué es lo que más me preocupa?, ¿Cuáles son mis expectativas?, ¿Qué es lo más importante para mí en este momento? Sea abierto con el médico sobre sus emociones y objetivos personales, el médico está para ayudar e, incluso, puede ofrecer información adicional.

La meditación (mindfulness) es una práctica diseñada para desplazar tu atención del pasado o futuro y llevarte a enfocarte solo en el presente. Esto te puede ayudar a:

  • Reducir el estrés 
  • Romper pensamientos negativos 
  • Manejar mejor las emociones difíciles 

Existen muchas formas de practicar esta disciplina. No importa cuál de ellas escojas, el primer paso es hacerlo y despejar tu mente de cualquier cosa que no esté ocurriendo en el momento presente. 

Para iniciar, debes tomar una posición cómoda, sentado o acostado, respirar lenta y profundamente algunas veces. Nota cómo tu mente y cuerpo se calman al enfocarse en tu respiración. Ahora, pregúntate: 

  • ¿Qué estás viendo? Nota los colores y formas que te rodean, ¿hay algo nuevo que no haya notado antes? 
  • ¿Qué estás escuchando? Cierra los ojos y escucha cuidadosamente, ¿escuchas un ventilador?, ¿están cantando los pájaros? 
  • ¿Qué estás oliendo? Inhala profundamente por la nariz, ¿hueles las flores o la comida que estás cocinando? 
  • ¿Qué estás sintiendo? Nota cómo se siente tu ropa en los brazos, espalda y piernas. Si estás afuera, ¿sientes el sol en tu piel? ¿hay brisa? 
  • ¿Qué estás probando? Haz una pausa y reflexiona sobre lo que estás probando. Puede que no tenga un gusto específico en ese momento y está bien. 

Luego de enfocarte en tus sentidos, pregúntate si fuiste capaz de dejar de lidiar con el pasado o preocuparte por el futuro y si lograste crear una sensación de calma en tu mente y cuerpo. Como todo, lograr los beneficios de la meditación  (mindfulness) toma tiempo y práctica. Retoma esta actividad tan a menudo como puedas

Cuando experimentas emociones difíciles, muéstrate amable contigo mismo. Imagínate que las cosas que te dices a ti mismo, en voz alta o en tu mente, las pueden oír todos. Pregúntate:

¿Estas son cosas que le diría a alguien que quiero?

Si la respuesta es no, intenta cambiar su autoconversación. Una forma simple de volverla más positiva es usar frases que empiecen con “yo voy a”, “yo puedo” o “yo haré”. Esto te ayudará a:

  • Reducir sentimientos de ansiedad
  • Lidiar con pensamientos y emociones negativas
  • Impulsar tu motivación

 

Algunas personas encuentran útil escribirse frases y decirlas frente a un espejo a manera de práctica. Haz lo que te haga sentir más cómodo, lo importante es practicarlas seguido. ¡Cuando repetimos algo muchas veces, a menudo comenzamos a creerlo!

El autocuidado se refiere a los hábitos y actividades regulares que pueden ayudarte a reducir el estrés, la sensación de ansiedad y a mejorar el sueño. Así como programas una cita importante en tu calendario, intenta hacer tiempo para algo que disfrutes o te haga sentir bien.

Tu rutina de autocuidado puede ser tan rápida como de unos minutos e incluir actividades como:

  • Una comida balanceada
  • Mantener un programa de sueño saludable
  • Llamar a un amigo
  • Pintar o dibujar
  • Realizar ejercicio ligero
  • Tomar un baño caliente

También es importante conectarse con otros por ayuda; esto puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional general y tener un impacto positivo en tu vida diaria.

Tu red de apoyo incluye a todas las personas que te rodean y con quienes te relacionas diariamente. Puedes acudir a estas personas en busca de apoyo emocional, práctico y para obtener información.

Todos necesitamos ayuda en algún momento, aunque puede parecer difícil pedirla. Recuerda que las personas en tu círculo de apoyo necesitan que les digas exactamente cómo pueden ayudarte.

Recuerda: las emociones difíciles son frecuentes. Encontrar calma y una actitud más positiva, seguir practicando la meditación, sostener una autoconversación cariñosa, mantener el autocuidado y permanecer cerca de tu equipo de apoyo es muy importante.

Los pacientes con enfermedades reumáticas cuentan con una dieta recomendada, con proporciones distintas a las del resto de pacientes, ya que hay algunas comidas que pueden provocar inflamaciones o proliferación de lesiones en su cuerpo. Los consejos presentados a continuación son generales, por lo que le sugerimos que si tienes dudas sobre la dieta que deberías seguir, contacta a tu médico o nutricionista. 

A los pacientes reumáticos se les recomienda tomar granos enteros diariamente (tres porciones de granos con índice glucémico bajo, por ejemplo, arroz integral o avena). A continuación, le presentamos la pirámide alimenticia con las porciones recomendadas: 

Además, puedes suplementar tu alimentación cuando no logres alcanzar el consumo recomendado de la siguiente manera: 

Tabla de suplementación 
Suplemento Cuándo suplementar Dosis Efectos 
Omega-3 Cuando el consumo de pescados es menor a 4 porciones a la semana 3mg/día x 3 meses Antiinflamatorio y analgésico, alivio del dolor en general 
Vitamina D Cuando no se tiene contacto con el sol a diario o se trata de personas mayores Entre 5 a 15 ug/día (según el RDI) Osteoporosis, problemas musculoesqueléticos, mejora la calidad del sueño y dolor en general 
Vitamina b12 (inyectable) En dolores lumbares, neuropáticos, dolor en general o en personas mayores 1.000mcg Antiinflamatorio, alivio del dolor en general 
Fibra Cuando no se consumen frutas y verduras, así como alimentos integrales 30gr/día Reduce glicemia, problemas de estreñimiento y dolor crónico en general 
Zinc y selenio Cuando el paciente está en tratamiento con opioides 

Selenio 55 ug/día 

 

Zinc 8 a 9 mg/día (según RDI) 

Antiinflamatorio, antioxidante y analgésico 

Referencias

  1. https://www.preguntamas.com/wp-content/uploads/2019/12/un-tiempo-para-procesar-los-sentimientos.pdf [accedido 04 abril 2023]
  2. Subsecretaría de Salud Pública. División de Prevención y Control de Enfermedades. Departamento de Rehabilitación y Discapacidad. Ministerio de Salud. “Orientación técnica. Manejo del dolor crónico no oncológico en personas de 15 y más años, en atención primaria”. 1ra edición, 2021. Páginas 97 y 98. 

AG2311029778

Tu privacidad es importante para nosotros.

Este sitio web tiene la intención de utilizar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando por el sitio, acepta nuestro uso de cookies.